lunes, 12 de septiembre de 2016

Hoy no me hagáis caso


Estas dos últimas semanas me he planteado varias cosas.
La primera es que al habérseme estropeado el teléfono (puede que algún día si me siento preparada os cuente la patética historia. Ahora mismo no. Duele.) me he dado cuenta de lo fundamental que resultaba para mí y de la importancia que tienen las cosas que tenemos en nuestro día a día, y de lo perdida que te puedes sentir sin ellas. Eso me hace recordar mis tiempos mozos cuando no tenía teléfono y aún así ¡quedaba con gente! Y como una cosa lleva a otra, y hablando de cosas que tenemos y no valoramos, me he planteado en que si a estas alturas de mi vida 18 años descubriesen que he nacido con un solo riñón, si me gustaría saberlo. El tema es que he vivido perfectamente hasta ahora, y sigo haciéndolo. Y mi respuesta, en un alarde de valentía, es que creo que preferiría que no me lo dijesen, ya que creo que cualquier dolor en la zona inferior del tronco ya lo achacaría a mi carencia. (No soy naaaada hipocondríaca). Y quien dice riñón dice otra cosa. Puede que incluso utilice ''riñón'' como una metáfora que os haga pensar. Quien sabe. Estoy muy mística. Y aburrida. Y tengo frío. Y un poco de hambre. Y estoy enamorada de mi nuevo vestido.
Por último, os dejo este blog del que recomiendo encarecidamente su análisis de videoclips: www.paranoiasyos.blogspot.com










4 ¿Quieres despertar mi ira?: